CARGANDO

Escribe para buscar

DAVIDE SQUILLACE: IBIZA SIEMPRE TE DA ESA CHISPA PARA SEGUIR HACIENDO MÚSICA NUEVA

Compartir

FB: Perteneces a una de las primeras generaciones de artistas napolitanos, que comenzaron a tener una influencia internacional. ¿Cómo recuerdas esos primeros años trabajando con la música?

DS: Nápoles ha sido el punto de comienzo para mí y para muchos de mis amigos y colegas. Todos comenzamos a comprar nuestros primeros aparatos, y tratamos de entender cómo transformar una idea y una sensación en sonidos a través de esas máquinas. La curva de aprendizaje ha sido todo un viaje. Enfrentarse a un hardware tecnológico totalmente nuevo y descubrir lo que este equipo podría hacer y cómo se comportaba ha sido un desafío intelectual, pero puedo decir que la recompensa personal ha sido alta. Es como ser un niño en una tienda de golosinas, pero donde fuiste tú quien estabas haciendo los dulces. 

FB: ¿Nápoles era demasiado pequeño para seguir viviendo allí para ti? ¿Dónde viste que podrías seguir creciendo?

DS: No se trataba de ser demasiado pequeño; mudarse era una cuestión de tener la posibilidad de interactuar con otras formas de pensar, otras culturas y otras historias de vida. Crecer es salir de tu zona de confort, conocer el resto del mundo, desafiarte a ti mismo, perder el terreno bajo tus pies y crear uno nuevo sitio donde te sientas cómodo.

Primero fui a Londres por unos 4 años, luego me mudé a Barcelona. Mientras tanto, viajaba constantemente por el mundo y tuve la suerte de interactuar con muchas personas de diferentes lugares.

FB: ¿Cuándo fue la primera vez que viniste a Ibiza? ¿Que recuerdas?

DS: La primera vez fue cuando fui invitado por Paco Osuna, uno de mis buenos amigos. El estaba tocando en Amnesia casi todos los días, y comencé a conocer gente con él e hice mi primera sesión en Amnesia. Obviamente fue un logro histórico para mí. Pero, sin duda, la mejor parte fue que iba conociendo a muchos otros productores y poder hablar el mismo lenguaje técnico. Compartir y absorber el conocimiento de la gente ha sido otro momento clave en mi crecimiento.

FB: ¿Qué te trae Ibiza, musicalmente hablando, cada año?

DS: Principalmente tienes la oportunidad de pasar el rato con tus amigos de música que viven por todo el mundo, hablar sobre la música y escuchar sus producciones y sesiones de DJ. Es muy inspirador. Ibiza siempre te da esa chispa para seguir haciendo música nueva y buscar nuevos artistas que traigan ritmos nuevos a la escena.

FB: Sabrías cómo definir en 3 palabras/adjetivos, estas tres ciudades que conoces muy bien.

Berlín:

Organizado, vanguardista, peligroso

Londres:

Progresivo, cultural, difícil

Barcelona:

Cómodo, amistoso, hogar

FB: Barcelona es actualmente tu ciudad de residencia, ¿qué te aporta Barcelona a tu día a día? ¿Cómo manejaste la situación política en Barcelona durante el año pasado? Hubo muchos artistas que han considerado abandonar Barcelona.

DS: Barcelona es mi casa, es donde está mi familia. A mis hijos les encanta estar al sol y vivir al aire libre. Últimamente, hemos tenido algunos problemas políticos que me hicieron pensar en mudarme. Cuando me mudé aquí, era el lugar para estar en Europa, muy progresivo y quería abrir sus puertas al mundo. Tenían nuevas ideas y una nueva forma de vida. Últimamente ya no sé si sigue siendo así. Pero de todos modos es mi centro de actividades y negocios: mi equipo, mi manager… todos están aquí y trabajamos en conjunto cara a cara.

FB: Háblanos sobre tu último álbum Once Upon A Time in Napoli, que sacaste a principios de este año a través de Crosstown Rebels. ¿Qué importancia tiene este proyecto en tu carrera?

DS: Nunca sentí la necesidad de hacer un álbum, he hecho tantos discos que sentí que era lo mismo de alguna manera. El año pasado decidí escuchar las últimas cosas que había hecho y poco a poco me di cuenta de que había un denominador común, esas pistas eran más complejas y maduras, cada una contaba una historia: mi historia desde Nápoles hasta hoy. Así que decidí juntarlos en un álbum.

 

FB: Regresemos a Ibiza. ¿Dónde te sientes más cómodo tocando tu música? Y como clubber o turista, ¿a dónde te gusta ir y cuáles son tus fiestas o lugares favoritos?

DS: Se trata más de quién está a tu alrededor que de dónde estás. Cuando mi equipo y mi gente están conmigo, ¡estoy bien en casi todos lados! Como turista, amo el norte de la isla, mucha gente no sabe cuántas joyas escondidas hay alrededor de la isla. Hay hermosas playas, bosques verdes y sitios increíbles lejos de la locura.

FB: Uno de los proyectos en los que embarcaste es “Better lost than stupid“. En primer lugar, ¿de dónde viene el nombre?

DS: Vino de una amiga nuestra, ella lo dijo y nos flipamos, nos describe por completo. Firmamos un álbum con BMG / Skint así que nuestra primera misión es terminar el álbum.

FB: Muchas veces como DJ, es difícil conectarse con el público, si es B2B, entonces puede ser aún más complicado, al jugar como un trío, ¿te resulta fácil crear una conexión con la pista de baile?

DS: Nos encanta jugar b2b2b con Martin y Matthias, y sí, la mayoría de las veces nos conectamos entre nosotros y con la multitud, pero decidimos dejar de hacerlo. Estamos trabajando en un álbum y estamos planeando tocarlo en vivo como una banda real.

FB: ¿Cuál ha sido tu mejor actuación con Better Lost Than Stupid?

DS: Probablemente uno de los más memorables fue el primero en Nueva York y el de DC10 para una noche de BLTS: el público fue genial y, sobre todo, como sentimos nuestra conexión con todo el evento fue increíble.

FB: Sobre la música que te llega. ¿Qué es lo primero que analizas? ¿Qué consejo les puedes dar a las personas que quieren enviarte música?

DS: Tal vez lo primero para analizar es si la pieza musical puede contar una historia. Sí, también están los discos que necesitas como herramienta para el club y el espectáculo, pero prefiero relacionarme con los que logran decir algo. No estoy demasiado obsesionado con cómo suena al principio, ya que sé que si la pista es buena, puede mezclarse profesionalmente de nuevo, lo que puede darle una segunda vuelta.

¡Gracias por todo! 

Comentarios

Comentarios