Escribe para buscar

LABORATORIO SONORO #03: ARTURIA DRUMBRUTE

Compartir

La relativamente joven empresa de origen francés Arturia, es la responsable de esta caja de ritmos completamente analógica, que con sus 17 sonidos, y 64 pasos de grabación como tarjeta de presentación, ofrece ilimitadas posibilidades al usuario en cuestión.

El artefacto en si, parte de un uso absolutamente intuitivo, en el que el más inexperto puede hacer un patrón en cuestión de segundos. El hecho de contar con 17 tipos de sonidos percusivos que, como principal baluarte, podrán ejecutarse a la vez, junto al rango y recorrido que ofrece cada uno de los parámetros modificables que se le han asignado, convierte en infinito el número de secuencias que se pueden crear.

Bajo mi subjetiva opinión cabe remarcar dos sonidos en particular, que para mi gusto (remarco subjetiva opinión) añaden un plus de originalidad a este sector de instrumentos. Hablo del sonido “zap”, sonido enfocado a lo que comúnmente conoceríamos como “laser” y que redirecciona la secuencia a una finalidad más industrial, y la algo más común, caja (snare) que aunque siendo una caja que pueda parecer típica, ofrece una sensación sonora diferente, conteniendo un largo recorrido en cuanto a su longitud y rellenando un amplio espacio de frecuencias. A mi parecer, es una caja “con mucho cuerpo”.

También remarcable el segundo bombo (kick 2) que hace la función subgrave de una forma fácil y bastante satisfactoria, solventando el principal problema de muchos productores.

Todo esto complementado con un filtro alternable a bajas y altas frecuencias, swing, randomizador (siempre útil) y un efecto de repetición de loop, que dinamiza de manera sencilla la secuencia durante su ejecución.

Orientado a: En mi opinión, esta caja de ritmos, es carne de Techno y electro cuanto más industrial mejor. Creo que es el estilo en el que más partido se le puede sacar. No obstante y como ya es bien sabido, la percusión es totalmente adaptable a cualquier estilo en que estemos trabajando.

Lo mejor: Pura intuición. Muy completo en cuanto a número de sonidos, los efectos y el randomizador aportan dinamismo y originalidad. La opción de selección de sync a primera vista facilita un tramite que en algunas maquinas se convierte en odisea.

Lo peor: Más que “lo peor” en este caso sería “mejorable”. Los Hats. Y vuelvo a repetir, opinión absolutamente subjetiva.

Por José María Moreno Vega (www.djmania.es)

Comentarios

Comentarios