Escribe para buscar

Tags: , ,

¿Y SI EL CORONAVIRUS HUBIERA LLEGADO DURANTE LA TEMPORADA DE VERANO A IBIZA?

Compartir

No podéis negarlo, todos estamos infectados por el coronavirus, aunque el virus no se haya alojado aún en nuestros organismos, nuestras vidas se ven afectadas por esta palabreja, ya sea por el continuo martilleo que provocamos los medios de comunicación o por el temor a que esta pandemia afecte a nuestro presente y futuro laboral. En el sector en el que me muevo la gente está acojonada, la catarata de cancelaciones de festivales y de eventos musicales no cesa. Y lo peor de todo es que no queda muy claro cuando la curva estadística comenzará a bajar. Por ahora solo debemos ser conscientes de que esto no va a parar, si se cierran colegios y la liga de fútbol se celebrará a puerta cerrada durante dos semanas, tarde o temprano los clubs y los festivales tendrán restricciones.

Durante estos días he estado charlando con algunos responsables de los clubs de Ibiza y aunque su maquinaria sigue en marcha, en su tono y en sus comentarios off de record te das cuenta que los tienen de corbata. Mi maquiavélico instinto periodístico me llevó a plantearles un hipotético escenario: ¿Y si el coronavirus hubiera llegado a Ibiza en el mes de junio? Silencio, tragar saliva y mostrar síntomas de un ataque cardíaco, estas fueron sus respuestas. Porque el apocalipsis clubbing de Ibiza no llegará ni por una decisión política, ni por un cambio radical de tendencia musical, ni por la erupción de un volcán submarino en Es Vedrá. El responsable del apocalipsis clubbing de Ibiza será….el pangolín.

Vamos a jugar un poco, vamos a ser un poco masoquistas, vamos poner sobre la mesa esa hipótesis, vamos a imaginarnos que esta epidemia hubiera llegado a la isla a comienzo de la temporada. ¿Qué hubiera pasado? No hay que ser un lince para adivinarlo. Millones de personas de todo el mundo llegan durante el verano a Ibiza, millones de personas que interactúan en espacios cerrados y donde el contacto físico es inevitable. Mucho más en una isla, donde todo está más concentrado. Ante este panorama nos encontraríamos en un escenario de vuelos y reservas de hoteles cancelados, y por supuesto con el cierre de todos los clubs de Ibiza. Miles de trabajos perdidos (incluidos los míos), los clubs sin capacidad de ingresos recibirían una tremenda cornada, en algún caso mortal. ¿Os imagináis un verano sin clubs y sin turistas?

La de 2020 puede llegar a ser la más excitante, divertida y rentable temporada de la historia de Ibiza. Si los expertos apuntan que en abril comenzará a remitir el brote y que el calor no es el mejor compañero para el coronavirus, puede que los opening party programados para el mes de mayo transcurran sin restricciones. Esto producirá un efecto rebote en el ánimo colectivo, todo el mundo dejará de pensar que va a morirse y miles de aliviados clubbers se lanzarán de cabeza a la fiesta para celebrar que aún siguen vivos y que vete tú a saber si pasado mañana no aparece otra bicha.

¿Cuándo pase este tsunami que lecciones vamos a aprender? A no comer murciélago ni pangolín y poco más. Somos lo que somos, reincidentes, tanto en la brillantez como en la estupidez. Ya lo veréis…, no tardará mucho en aparecer la fiesta del coronavirus, en las que todos llevaremos mascarillas y bailaremos embozados en nuestro traje anti contaminación.

 

Jonatan Gutiérrez

Comentarios

Comentarios

Tags

También te puede gustar